PODOLOGÍA INFANTIL

I.

 

Observar las características morfo-típicas del pie infantil y su evolución a lo largo de la etapa pediátrica. Instaura un protocolo de detección precoz de anomalías estructurales y funcionales que permitan la resolución temprana o, en su defecto, la instauración precoz de tratamientos, dentro del área que corresponda, que ayuden en la prevención de compensaciones patológicas que deriven en patologías en la época adulta

II.

 

Vigilar el normal desarrollo de las diferentes etapas del aprendizaje de la marcha, detectar alteraciones morfológicas y/o funcionales e instaurar protocolos de reeducación postural que mejoren la calidad de la dinámica, del desarrollo psico-motor y de las habilidades motrices propias dentro de cada etapa pediátrica.

III.

 

Valoración de la postura según la etapa de crecimiento.


IV.

 

Diagnóstico de alteraciones biomecánicas infantiles morfo-funcionales.

V.

 

Valoración y seguimiento de diferentes alteraciones de la marcha infantil en paciente neurológico y/o sindrómico.

 

shutterstock_634035344.jpg